UNA HISTORIA SOBRE OLIVAR ECOLÓGICO, MOSCAS Y BOTELLAS

UNA HISTORIA SOBRE OLIVAR ECOLÓGICO, MOSCAS Y BOTELLAS

FINCA “LA MATA”: EXPLOTACIÓN DE OLIVAR ECOLÓGICO

 

“La Mata” es una finca situada en el término municipal de Vianos (Albacete) que cuenta con 308 hectáreas, 189 de ellas dedicadas a olivar en régimen de explotación ecológica. Esta forma de entender la agricultura, como una actividad respetuosa con el entorno, requiere soluciones casi siempre más laboriosas, más artesanales, y que necesitan más tiempo, pero no por ello, menos satisfactorias.

El Cubo Verde, ha colaborado con los propietarios en un proyecto singular para buscar soluciones sostenibles a la plaga de la mosca del olivar, sin utilizar biocidas ni plaguicidas perjudiciales para el medio ambiente, contando con la colaboración de agentes sociales a escala local, de la provincia de Albacete. 

¿Cómo lo hemos hecho?

Definitivamente no hemos inventado la rueda, no ha hecho falta. Se ha optado por una solución sencilla, que ya se viene aplicando en el sector de la agricultura ecológica, pero que se convierte en algo más compleja cuando hablamos de una superficie grande de olivar:

Se trata de un cebo de fabricación casera que consiste en una  botella de plástico transparente, con una banda amarilla pintada en el tercio superior, a la que se le hacen varios orificios de 4 milímetros, calculados para evitar la entrada de insectos beneficiosos, como crisopas o abejas.

 

Una disolución de fosfato diamónico se introduce en la botella para que actúe como atrayente alimenticio de las moscas que, una vez dentro, no son capaces de salir.

Hasta aquí todo parece simple, pero la extensión de la finca requería manipular, pintar, rellenar, repartir y colgar casi 4.000 botellas usadas transparentes en olivos seleccionados de la finca.

Pasos recorridos y desandados, además de muchos a pie pateando la finca:

1.- Apostar, en la medida de lo posible, por la economía circular como prioridad: En el Cubo Verde, hemos buscado hasta debajo de las piedras, un mercado de segunda mano para este tipo de envases (botellas de plástico usadas del sector agroalimentario) para darles un nuevo uso. Hemos consultado a gestores de residuos de plásticos, grandes empresas del sector de bebidas y a la organización Ecoembes. Después de muchos contactos y llamadas de teléfono, lamentablemente, este mercado, por ahora, no existe. Cuando estos envases usados puedan acogerse a un sistema de depósito por separado, como ya existe en otros países, (en los Países Bajos a partir del 1 de julio de 2021 se ampliará su Sistema de Depósito para incluir todas las botellas de plástico, incluso las de menos de 1 litro, que hasta ahora estaban exentas) estaremos ante una posibilidad real.

Ante esta situación y sin renunciar a la condición de olivar de explotación ecológica que no utiliza biocidas ni plaguicidas, se han adquirido unidades de nueva fabricación que serán utilizadas “ad infinitum” en el mayor número de campañas anuales posibles, o dicho de otro modo, “hasta que se caigan a pedazos” o no aseguren el uso para el que fueron concebidas.

2. Una vez resuelto el aprovisionamiento de material, había que resolver el de los recursos humanos, esas manos y pies que lo han hecho posible.

 

¿Quiénes han colaborado en el proyecto?

Además de El Cubo Verde, y los propios dueños de la finca, hijos y amigos implicados en el éxito de esta iniciativa, desde el principio ha sido un objetivo, que el proyecto tuviera una componente social, incluyendo a personas con necesidades especiales que se están formando y aprendiendo a trabajar con diversos materiales.

La búsqueda de talleres ocupacionales en la provincia de Albacete para realizar los trabajos de manipulado de las botellas, no ha sido una tarea fácil porque debido al COVID-19, estos centros han estado cerrados hasta hace escasas semanas. Pero la colaboración desinteresada de “buena gente”  a la que le contábamos el proyecto y se ilusionaban casi tanto o más que nosotros  (muchas gracias Lola, Jose Antonio, César, Jesús, Lucía, Manuel, Anabel, Ángel y Félix), nos ha abierto muchas puertas, y una de ellas nos ha llevado hasta la Fundación ASPRONA, y más concretamente al Centro ocupacional San Ginés (Albacete).

Gracias por habernos proveído de los materiales secundarios necesarios, por vuestra rapidez y diligencia (teníamos la mosca del olivo a la vuelta de la esquina) y por haber preparado las botellas con un acabado impecable.

 

Os ahorro los pormenores de las pruebas de “ensayo y error” en las botellas, la logística y las horas a pleno sol recorriendo el olivar, pero los resultados podéis verlos aquí:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Maria Jesus Romero Olid
maria.romero@elcuboverde.com
No Comments

Post A Comment